cuánto tiempo debe durar mi noviazgo

¿Cuánto tiene que durar mi noviazgo?

Recuerdo escuchar, en mis primeros años de adolescente, que la duración ideal de un noviazgo eran tres años. No sé quién era la fuente autorizada, ni los porqués concretos —algo sobre “conocerse bien” rondaba la idea—. Pero el caso es que se me quedó grabado y lo incorporé en mi vida —aunque he de decir que nunca un novio me duró tres años, por diversas razones— y a mis conversaciones. De esas frases que una suelta cuando es joven e inexperta. Hasta que… ¡pum! Una amiga me contó que se había casado a los once meses de conocer a su marido. Y llevaban más de 25 años casados. Y eran la encarnación de la felicidad matrimonial.

Así que la primera respuesta a «¿Cuánto tiene que durar un noviazgo?» es la siguiente: no hay un tiempo concreto ideal. Siento no poder decir con mi seguridad postadolescente: «Tres años, porque en ese periodo conoces a una persona bien». No lo puedo decir porque os estaría mintiendo, al menos un poco.

¿Qué cuál es la duración recomendada? Depende. «¿Pero una cifra aproximada?». No, sorry. La E.P.A. demuestra que en esta cuestión no hay reglas fijas.

¿Y de qué depende?

En primer lugar: de la madurez de los novios. La amiga que os contaba al comienzo era una adulta joven, con las cosas muy claras sobre lo que quería y sobre lo que no; y su chico, otro tanto. No estaban para “pasar el rato” ni para descifrar el lenguaje de los abanicos ni para esperar a que uno de los dos se decidiera a dar un paso. Aviso: la madurez no es cuestión de edad —pero es verdad que los años, la experiencia, la vida vivida… pueden sumar puntos—.

No importa tanto la cantidad como la calidad. Seguro que conocéis parejas que llevan 10 años juntos y que de repente, al casarse, se descubren mutuamente facetas desconocidas; mientras que, otros, en menos de dos años, comienzan su vida matrimonial y no encuentran demasiadas sorpresas. El tiempo de calidad es fundamental para un noviazgo exitoso, que nos ayude a enfocar bien. Y tiempo de calidad es, sobre todo, currarse la comunicación interpersonal. A tope. Conocerse, conocerse, conocerse. Que no quiere decir sufrir de verborrea, sino, más bien, como leí en este artículo: «Volverse experto en la pareja». No solo saber cuál es su talla de pantalón o cómo se llamaba su osito de la infancia, sino más allá: cómo reacciona ante los diferentes acontecimientos, cómo siente, qué cosas le afectan y cómo. Uno puede pensar que cuanto más tiempo esté con una persona, en más situaciones diferentes le podrá ver y así conocerle mejor. Tiene su lógica, pero puede ser resbaladiza, ya que, realmente, nunca dejas de conocer a la otra persona, e intentar ser demasiado amarrón en este aspecto te puede llevar a plantarte a los 50 tras 30 años de noviazgo y aún tener dudas de si le conoces suficientemente. Recordad: «Nunca estamos listos del todo para las cosas más importantes de nuestra vida». Una amiga me dijo que lo ideal era pasar al menos una vez por todas las estaciones con tu novio antes de decidir si casarte con él o no. Hace diez años le habría dado la razón. Pero el caso es que cuando Pablo y yo nos comprometimos aún nos faltaba el invierno.

Que el número de años de duración sea relativo no quiere decir que haya que eternizarse en este estado provisional vagando sin rumbo fijo. Cuidado con sobrevalorar el noviazgo: «Como dicen en Pijama para dos: para que haya notarios, tiene que haber opositores a notaría, pero ser opositor no es un estado permanente. Y, por otra parte, aprobar la oposición no quiere decir que ahí se acaba todo y es el culmen de tu carrera, sino que se trata del comienzo». El noviazgo es guay, pero lo mejor es lo de después. ¿Quién querría quedarse estudiando oposiciones toda la vida?

En general, creo que el noviazgo debería pasar a la siguiente fase en el momento en el que los novios se dan cuenta de que el otro es “la” persona. Como organizar una boda es una movida (pequeña o grande, según lo que te quieras complicar), añadidle unos meses (ya os conté que con cuatro es suficiente) de preparativos. Y listo. Por la E.P.A. sé que a veces hay circunstancias externas que pueden retrasar el momento del «sí, quiero» incluso cuando los dos ya tienen claro la decisión, pero también sé que esas circunstancias son obstáculos salvables la mayor parte de las veces. Supongo que en gran medida depende de la madurez real de los novios y de si son más aventureros o más controllers. (Pero, chico, si te vas a casar, que es la mayor aventura, lo mejor es irte entrenando en salir de tu zona de confort).

¿Estáis esperando a completar la mantelería para casaros? ¿Es necesario tener las cortinas de la casa puestas? Es más, ¿es necesario tener una casa en propiedad? ¿Podemos casarnos si no tenemos trabajo fijo? (Siempre con sensatez, yo os diría que os caséis aunque ninguno de los dos tenga un contrato indefinido. Sé que es una locura, pero, entre otros motivos, esperar a que llegue ese momento, tal como están las cosas, os puede llevar a la edad de la jubilación). «Pero es que ella está trabajando en otro país…». Pues ve con ella. Que somos todos muy románticos y «por ti iría al polo norte en pantalón de deporte» y «I’ll do anything for you» hasta que nos topamos con la comodidad, los propios planes, el egoísmo. Como dice este vídeo de Dear Katy: «Que las decisiones tengan un sentido matrimonial, no un sentido económico» porque «si vas a casarte, tienes que ir a por todas».

Conozco matrimonios felices que se casaron cuando uno de los dos no había terminado la carrera, parejas cuya primera mesa de comedor fue una caja de la mudanza puesta boca abajo y con un mantel bonito por encima, familias que empezaron su andadura con solo un sueldo… Personas, en fin, que pusieron en primer lugar lo realmente importante.

Otra de las circunstancias externas que pueden influir son “los otros” (sí, en plan peli de Amenábar). Tal vez tengas la suerte de que entre tu familia y tus amigos todos se alegren cuando deis la noticia de «¡Nos casamos!». Pero, cada vez más, conozco casos en los que no es así. Un tío desencantado de la vida que te dice que te estás arruinando la existencia, unos padres que no dejan de poner pegas, unos familiares que dicen que eres demasiado joven para comprometerte… También puede pasar al contrario: que vosotros aún no lo veáis claro y la presión venga en forma de «se te va a pasar el arroz», «todos tus hermanos y tus primos se han casado ya», «lleváis ya ocho años, no sé qué más necesitáis…». Estés en el caso en el que estés, recomiendo citar a Séneca («Las opiniones se pesan, no se cuentan») y poner en mute —con mucho cariño, eso sí— todo aquello que interfiera de mala manera en vuestra relación y en una decisión tan importante como casarse.

En un texto precioso que nos leyeron en la boda mi hermana y uno de mis cuñados, citaron una frase de Cuando Harry encontró a Sally que creo que es una buena respuesta para la pregunta del título —y para repetirla con una sonrisa de oreja a oreja cada vez que alguien cuestione vuestra decisión—: «Cuando te das cuenta de que quieres pasar el resto de tu vida con alguien, deseas que el resto de tu vida empiece lo antes posible».


Foto de cabecera por Ryan Franco en Unsplash

Anuncios

2 comentarios en “¿Cuánto tiene que durar mi noviazgo?

  1. inesita dijo:

    Totalmente de acuerdo. Es algo muy personal, y la decisión más importante de la vida. Nadie debe casarse sin estar convencido de que el otro es la persona más maravillosa del universo y con quien quiero pasar el resto de mis días. Cuánto tardes en darte cuenta de esto ya…¡es un misterio! ¡Gracias Lucía, me ha encantado el post!

    Le gusta a 1 persona

Lo que aprendemos por el camino, muchas veces lo aprendemos con los demás... ¿Qué te ha parecido este texto?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s