«No me arrepiento de nada» y otros faroles

«No me arrepiento de nada». Siempre me llama la atención escuchar a personas esta afirmación (¿no se arrepienten del daño causado alguna vez a sus seres queridos?). Otros "faroles" que se suelen oír: «Me equivoqué, pero desde el corazón» (¿la intención es lo único que cuenta?, ¿siempre que hacemos algo malo tenemos una buena intención detrás?). «Yo no me arrepiento, simplemente intento hacerlo mejor» (Ojo con los buenos propósitos sin un cambio previo). Ante estos "faroles" os hablo con el comienzo del año de la propuesta de un arrepentimiento que lleve a un verdadero empezar de cero. Un arrepentimiento que significa libertad. ¿Te interesa?

Anuncios

El regalo de ser padres

Ser madre es un regalo. Ser padres, en general. Y, como es un regalo, es inmerecido, es porque sí, gratuito en su sentido más originario. No es un auto-regalo, no es algo que te compras. Eres responsable de cuidarlo, pero, en primer lugar, de acogerlo. Ser padres no es una meta, no es un derecho, no es algo que debas conseguir para llenar tu check-list de satisfacción emocional. ¿Y esto por qué?

En el nuevo año: #makeithappen y #makelovehappen

Año Nuevo es un momento en el que salen más fácil los propósitos, los proyectos cargados de ilusión, las ganas de ser mejores y más felices. Os sugiero dos propósitos para este año que acaba de empezar y os cuento un "truco" para que no se queden en teoría.